Europa

1. Para que podáis comparar…

 

Parecía que para el 2017 se avecinaban nuevas reformas en la cuota de autónomos. Tras la propuesta presentada y aprobada por el Congreso de los Diputados el pasado 29 de noviembre, todo parecía indicar que los próximos meses serían cruciales para la situación de los trabajadores por cuenta propia en España.

Y es que si hay un país donde el empleo autónomo tiene peso específico en el mercado laboral, ese es sin duda el nuestro. Concretamente, el 18,3% de los trabajadores afiliados de la Seguridad Social y el 27,6% del empleo total según las últimas cifras aportadas en el Congreso, lo que nos convierte en el tercer país de Europa en tasa de trabajadores autónomos sobre el total del mercado, solo superados por Italia y Portugal.

Ser Autónomo en España sale más caro. A día de hoy, los autónomos pagan cada mes en torno al 29% de la base de cotización que se haya escogido. La mayoría eligen la base mínima, que asciende a 264,44€ al mes, pagando además el IRPF y el IVA. Aunque ahora existan variaciones como la tarifa plana o el autónomo societario.

2. Los autónomos en otros países

Aunque es complicado establecer paralelismos entre los diferentes regímenes pues las coberturas difieren en gran medida, aquí tenéis:

Reino Unido

Reino Unido
La tarifa mínima en Reino Unido es de 14€ al mes si los ingresos mensuales no superan los 600€ aproximadamente, ya que el sistema británico establece el coste de la cuota de autónomos en función de los ingresos que se perciban.

El IVA se abona al cierre del ciclo fiscal, dependiendo de las ganancias. Esta es una de las comparaciones que se han hecho en España, si bien debemos contextualizar la información: es un sistema progresivo, la cuota va aumentando y, en nuestro país y con esas ganancias no estarían obligados a darse de alta en el RETA salvo que se dé habitualidad en la actividad, ya que se encuentran por debajo del Salario Mínimo Interprofesional.

Volviendo al Reino Unido, si ellos mismos consideran que sus ingresos van a ser superiores a 6000€, pueden pagar como mucho una cuota total de 58€ mensuales.

Las coberturas incluidas son: la pensión estatal básica, la prestación por fallecimiento y la baja por maternidad.

Holanda

Holanda
Allí solo se pagan 50€ anuales por ser autónomo. Matizando la cifra, no existe cuota a la Seguridad Social, de modo que cada trabajador por cuenta propia tiene que (y es obligatorio) pagarse un seguro médico mensual (aprox. 100 €/mes), además de si quiere un seguro de pensiones y de fallecimiento e invalidez. Tampoco hay derecho a baja por enfermedad.

Irlanda

Irlanda
No existe una cuota de inscripción, mensual o anual. El importe a abonar será el 4 % de los ingresos a efectos fiscales, en otras palabras, los ingresos brutos menos los gastos o 500 € (la cantidad que sea superior).

Tienen asistencia sanitaria, pensión estatal contributiva, prestación por maternidad, prestación por adopción y pensión de viudedad pero no prestación por desempleo.

Alemania

Alemania
La cuota de autónomos es de 140€ en el caso de que al mes se ingresen más de 1700€. Si no se supera, no se paga.

Los trabajadores autónomos deben pagarse un seguro médico privado (150-250€ mes). No están incluidos en su sistema de Seguridad Social, por consiguiente, corren con los gastos sanitarios, el plan de pensiones es privado y, si desean contratar seguros adicionales, también deben hacerse cargo.

Portugal

Portugal
En Portugal no existe una cuota y no es obligado pagar el IVA, sino que se paga dependiendo de los ingresos, concretamente el 24,5% de los mismos al año. Existe un esquema ampliado que puede llegar al 32%.

Dinamarca

Dinamarca
Uno de los sistemas de Estado del Bienestar más envidiados. Allí, los autónomos pagan a final de año entre un 25% y un 50% de impuestos al final del año, entre los que está incluida la Seguridad Social y prestaciones como desempleo, maternidad o enfermedad.

Italia

Italia
En territorio trasalpino no hay cuota, se paga a Hacienda en función de las ganancias, no de los ingresos, alrededor de un 20-30%. Un autónomo debe registrarse en el sistema de Seguridad Social del país, que cubre la jubilación, enfermedad, discapacidad prestaciones por desempleo y asistencia sanitaria.

Francia

Francia
En el país galo no se paga el primer año. A partir de ese momento, hay una tasa de impuestos que depende de los ingresos y de la profesión, que varía entre el 12 y el 21,3% aproximadamente. En materia de coberturas y prestaciones, está incluida la asistencia sanitaria, incapacidad temporal, pensiones de viudedad e invalidez y la jubilación. En lo que a sanidad se refiere, el autónomo corre con los gastos, si bien luego recibirá un reembolso por parte del Estado de entre el 65% y el 100%.

3. Conclusión

 

En definitiva, podemos concluir que analizando cuotas y prestaciones, los regímenes de los autónomos en Europa son muy diferentes y cada uno tiene sus ventajas e inconvenientes, si bien países como Francia destacan por sus buenas condiciones para ejercer el autoempleo, el nuestro destaca por todo lo contrario…

¿Nos ayudáis a cambiar las cosas?